lunes, 27 de abril de 2015

Armas involuntarias para guerras digitales

A mediados del pasado mes de marzo, diversas organizaciones experimentaron un ataque distribuido de denegación de servicio. Esto, desde luego, no es noticia, es algo que ocurre con una frecuencia diaria, por diferentes motivos, sobre objetivos dispares y usando técnicas que sabríamos reconocer al instante conociendo ciertos detalles. Este ataque en concreto, se diferencia en la infraestructura usada como apoyo para generar el tráfico de ataque. Un uso orquestado de recursos con una precisión y capacidad de maniobra fuera del alcance del perfil atacante al que estamos acostumbrados. Veamos que hay detrás del apodado recientemente "Gran cañón de China".

Martes, 17 de marzo. Los administradores del sitio greatfire.org reciben un tráfico de 2.600 millones de visitas. Cae el sitio principal y todos los espejos que mantiene la organización a lo largo de Internet. Según ellos mismos, los servicios alojados en la nube de Amazon les generan un cargo de 30.000 dólares cada día. Algo insostenible para una organización sin ánimo de lucro, creada para evadir la censura impuesta en China a ciertos sitios y servicios de Internet que son agregados a su lista negra.

Despliegue del Gran Cañón en los ataques de GitHub y GreatFire.org
Fuente: https://citizenlab.org/2015/04/chinas-great-cannon/
Jueves, 26 de marzo. Cae github.com. En una breve entrada en el blog corporativo github comunica que está recibiendo "el mayor ataque distribuido de denegación de servicio en la historia de github.com". En la entrada ya señalan que, conjuntamente a los vectores conocidos, observan "una sofisticada técnica que usa el navegador web de usuarios de manera inadvertida" para generar tráfico masivo sobre sus servidores. Según github.com el ataque es una "invitación" para que retiren cierto contenido, sin señalar el qué y a quien le resulta molesto. El equipo de seguridad Google sugiere que el contenido podría ser este: https://github.com/greatfire. Es evidente la relación con el primer ataque.

Cómo fabricar un ejército de un millón de máquinas

Tradicionalmente se ha recurrido a la infección de sistemas de escritorio, servidores comprometidos o sitios web a los que se les ha añadido código javascript malicioso. En cualquier caso, el paso previo para añadir un elemento a la incauta red de trasvase de tráfico involuntario era recurrir a la intrusión o infección masiva de sistemas. Todas esas molestias pueden ser evitadas si dispones de la infraestructura adecuada.

En los ataques observados, los navegadores de los usuarios cargaban código javascript que aparentemente procedía de baidu.com, el mayor buscador chino y uno de los sitios con mayor tráfico de toda la red. No era necesario visitar baidu.com, bastaba hacerlo a cualquier sitio web, dentro o fuera de China, que hiciese uso del sistema de análisis de visitas de Baidu, quien por cierto niega completa y rotundamente cualquier responsabilidad en los ataques. ¿Entonces como llegó ese contenido a los navegadores de los usuarios?

Gigante en el medio

De sobra conocido, el gran cortafuegos chino nace en 1998, bajo el nombre en código de "Escudo dorado", entrando en estado operacional en 2003. Este descomunal proyecto permite al gobierno chino "desconectar" selectivamente aquellos sitios o servicios que son considerados subversivos o contrarios a la moralidad. Para dicha tarea es necesario contar con una infraestructura controlada y supervisada. Pensemos en la dificultad para establecer este tipo de controles en una empresa de tamaño mediano y después hagamos los cálculos para hacer lo mismo en el país más poblado del mundo.

Todos y cada uno de los datagramas IP que entran o salen de China son examinados por el escudo dorado. Aquellos que son marcados como contenido subversivo o de origen sospechoso son manipulados para cerrar la conexión de inmediato, las peticiones DNS son controladas para redirigir los dominios prohibidos y todo el texto no cifrado es sistemáticamente analizado en busca de elementos problemáticos. Solo el cifrado (y no en todos los casos) permite abrir una pequeña brecha para evadir la censura.

Según el estudio técnico publicado por Citizenlab, esa misma tecnología de inspección de paquetes fue usada para insertar el contenido malicioso, que era devuelto a los clientes que solicitaban ciertos recursos a Baidu, durante la ventana de ataque. Denominan a dicha infraestructura el "Gran cañón de China" y la asocian directamente al "Gran cortafuegos chino", luego por definición están señalando al gobierno chino como responsable de los ataques dirigidos.

El esquema de ataque se reducía a observar el tráfico, detectar si el recurso se estaba pidiendo a un dominio controlado por Baidu e inyectar un script malicioso de manera aleatoria al tráfico saliente de los servidores hacia el cliente. Estos últimos, se encargaron de generar miles de millones de visitas a los sitios afectados.

El código del script contenía URL pertenecientes a la infraestructura de Amazon, usada por GreatFire. Posteriormente dichas URLs fueron sustituidas por las atacadas a Github: github.com/greatfire y github.com/cn-nytimes.


¿Y el tráfico cifrado?

Podríamos pensar que si establecemos un canal seguro entre nuestro cliente y cualquier recurso, en este caso cualquier subdominio de baidu.com, nos va a proteger ante la inyección de contenido en el canal, evitando la manipulación. ¿Nos va a proteger el cifrado?

La siguiente captura de pantalla pertenece al repositorio de certificados de la última versión de Firefox, lo mismo ocurre para el llavero del sistema operativo. Esta captura y estos enlaces podrán despejar cualquier duda ante la pregunta. Tráfico cifrado no significa que sea seguro, simplemente significa que está…cifrado.


Más información:

A Javascript-based DDoS Attack as seen by Safe Browsing

China’s Great Cannon

Distrusting New CNNIC Certificates

Maintaining digital certificate security

Evidence shows CNNIC and CAC behind MITM attacks



David García
Twitter: @dgn1729


domingo, 26 de abril de 2015

Actualización del kernel para Red Hat Enterprise Linux 6

Red Hat ha publicado una actualización del kernel para toda la familia Red Hat Enterprise Linux 6 que solventa nueve nuevas vulnerabilidades que podrían ser aprovechadas por atacantes para provocar denegaciones de servicio, elevar sus privilegios en el sistema o descubrir información.

Varios problemas corregidos podrían permitir a un atacante elevar sus privilegios en el sistema como un fallo en la forma en que seunshare, una utilidad para ejecutar programas bajo un contexto de seguridad diferente, usa la funcionalidad capng_lock de la librería libcap. Una escalada de privilegios por un error por un uso después de liberar memoria en la implementación SCTP del kernel Linux y un desbordamiento de búfer en el controlador TechnoTrend/Hauppauge DEC USB.

Por otra parte problemas de denegación de servicio por un fallo en la implementación KVM, por un acceso de memoria fuera de límites en syscall de los subsistemas perf yftrace, por el tratamiento de condiciones OOM (out of memory) del controlador de recursos de memoria (memcg) y una condición de carrera en que el subsistema de gestión de llaves realiza la recolección de basura.

Y por último una fuga de información en la implementación del sistema de archivos ISO9660 al acceder a una imagen con registros RockRidge Extension Reference (ER).

Los CVE asociados son: CVE-2014-3215, CVE-2015-1421, CVE-2014-3690, CVE-2014-7825, CVE-2014-7826, CVE-2014-8171, CVE-2014-9529, CVE-2014-8884 y CVE-2014-9584.

Además se han solucionado otros fallos de menor importancia y se han incluido algunas mejoras.
Detalles sobre la aplicación de ésta actualización se encuentran disponibles en:

Más información:

Important: kernel security and bug fix update




Antonio Ropero
Twitter: @aropero