lunes, 31 de enero de 2005

Niños, Internet y control parental

A muchos padres preocupa la facilidad con la que ciertos contenidos
y/o contactos pueden llegar a sus hijos a través de Internet, a la
que cada vez se accede desde una edad más temprana. Aunque no es un
problema intrínseco de la Red, no en vano peligros similares pueden
acechar en la puerta del colegio o desde la televisión sin ir más
lejos, no debemos por ello obviar la existencia de un riesgo real.

Hace unas semanas un conocido me comentaba indignado como la tarde
anterior sus hijas, que estaban navegando por Internet para obtener
información para un trabajo del colegio, le habían llamado alertadas
para que fuera a ver lo que había salido en la pantalla del
ordenador. El sobresalto fue mayúsculo al encontrarse con una imagen
pornográfica totalmente explícita.

- Pero hijas, ¿dónde os habéis metido?

- Papá, sólo estábamos buscando la palabra "enfermera", y al
pinchar salió ¡esto!

Apenas unos días antes otra amiga me había traído el ordenador
de su casa para que "investigara". Su hija adolescente pasaba
mucho tiempo en los chats, y quería saber con quién hablaba, ya
que había escuchado muchas historias macabras sobre gente que
había quedado por Internet. La verdad es que la situación era de
lo más embarazosa, por un lado estaba la preocupación natural de
una madre, y por el otro la privacidad de la hija. Supongo que en
esos casos lo mejor es la comunicación, aunque también supongo que
las relaciones no son siempre fáciles a ciertas edades.

De manera independiente a las experiencias de primera mano, que más
o menos pueden darte una idea global de la problemática, hoy he
leído unos datos más que preocupantes en la campaña iniciada por
Panda Software en colaboración con Save the Children sobre esta
problemática:

- "el 14% de los menores se ha citado con un desconocido a través de
Internet"

-"un 44% de los menores que navegan con regularidad se han sentido
acosados sexualmente"

Cuando me preguntan sobre como prevenir estos temas siempre comienzo,
seguramente por deformación profesional, hablando de soluciones
técnicas. Desde el asesor de contenido del navegador, pasando por
diversas herramientas de filtros, acceso, monitorización, y control
parental en general. Sin embargo, pese a que estas herramientas
pueden ser de ayuda desde el punto de vista de la restricción y
detección, estoy convencido que las medidas más importantes de
cara a prevenir este tipo de incidentes quedan fuera del ámbito
técnico, y pasa más por la educación, formación, y comunicación
entre padres e hijos.

En los siguientes enlaces podemos encontrar información sobre la
problemática, listado de herramientas, y recomendaciones en general
para prevenir los riesgos en la medida de lo posible.


Bernardo Quintero
bernardo@hispasec.com