lunes, 12 de enero de 2009

El gusano Conficker consigue niveles aceptables de infección, al fin y al cabo

En octubre, cuando Microsoft publicó su boletín MS08-067, se daba por hecho que aparecería un gusano capaz de aprovechar la vulnerabilidad, dadas sus características. No se apostaba por una infección masiva (tipo Blaster) aunque finalmente parece que está causando más daño del esperado, quizás gracias a un cambio de estrategia combinada que le está sirviendo como una eficaz vía de propagación.

El día 23 de octubre Microsoft publicó un parche fuera de su ciclo habitual, de carácter crítico, en el que se solucionaba un problema de seguridad en el servicio Server de las distintas versiones del sistema operativo Windows. El exploit era público un día después. La vulnerabilidad se volvía "ideal" para ser aprovechada por un gusano tipo Blaster (la pesadilla del verano de 2003). En Hispasec apostamos a que no se alcanzaría ese grado de epidemia por muchas razones. La más poderosa es la existencia de cortafuegos activo por defecto en los Windows más modernos, que impide que el gusano tenga acceso al servicio vulnerable.

También advertíamos que "el fallo puede ser más grave en empresas. Si un sistema se infecta con un gusano que aproveche esta última vulnerabilidad, es muy probable que pueda acceder a los puertos de otros ordenadores de la misma red sin que se vea bloqueado por cortafuegos. Sobre todo si la red no está convenientemente segmentada". Finalmente sí que está consiguiendo cierto grado de infección (más del que esperábamos) en redes internas y fuera de ellas, en parte porque no sólo se está esparciendo accediendo al servicio vulnerable sino también a través de memorias USB.

Desde diciembre, el gusano adopta una nueva estrategia de infección, copiándose en las unidades mapeadas en el sistema y, sobre todo, en los dispositivos extraíbles (memorias USB, básicamente). Ahí, aprovecha el arranque automático para poder ejecutarse en la siguiente víctima. Con este doble enfoque, consigue dar el salto desde las redes internas desprotegidas (donde aparentemente tiene más posibilidades de propagarse) hacia cualquier otro sistema externo, y esparcirse así en redes en principio "a salvo" gracias al cortafuegos (su verdadero enemigo).

Aunque existe parche disponible desde antes de su aparición y el grueso de los antivirus lo detectan, en las últimas semanas está siendo una molestia para muchas empresas y organizaciones con redes mal configuradas. Uno de los "síntomas" que se pueden sufrir es que de repente algunas cuentas de dominio aparezcan deshabilitadas. El gusano fuerza por diccionario el recurso compartido ADMIN$ para acceder y copiarse en él. Esto provoca que como medida preventiva el usuario quede bloqueado.

Lo curioso es que estos métodos de infección se consideran obsoletos. Con la aparición del cortafuegos por defecto en Windows los gusanos "de toda la vida" quedaron olvidados. Igualmente, con la desaparición del disquete y la mejora de la seguridad de los clientes de correo, la infección se ha trasladado durante mucho tiempo hacia el navegador. Las memorias USB han hecho resurgir una técnica de infección "tradicional" en la que el gusano se copia a sí mismo en la memoria y espera a ser introducido en otro ordenador. Conficker consigue así, combinando dos "viejas" técnicas usadas desde hace años, un éxito relativo.

Decimos éxito "relativo" porque si bien está siendo molesto para muchos administradores, las cifras tampoco resultan espectaculares. Aunque los datos no deben ser tratados como definitivos y haya que tomarlos con precaución, en VirusTotal hemos recibido unas 2.500 muestras de archivos calificados como Cockflicker o Downadup desde finales de noviembre. De otras amenazas más sofisticadas como por ejemplo Zbot, que sí deben ser consideradas como peligrosas epidemias, hemos recibido casi 8.000 en el mismo periodo.


Sergio de los Santos
ssantos@hispasec.com


Más información:

27/05/2008 Virus y promiscuidad. Del disquete al USB
http://www.hispasec.com/unaaldia/3503

24/10/2008 Último parche de Microsoft: ¿Sufriremos otro Blaster?... No.
http://www.hispasec.com/unaaldia/3653

Downadup / Conficker - MS08-067 exploit and Windows domain account lockout
http://isc.sans.org/diary.php?storyid=5671

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada