lunes, 21 de noviembre de 2011

Google Location Server: la propuesta anti-localización de Google

En abril de 2010 se hizo público que Google recolectaba "por error" información sobre las redes inalámbricas en el radio de acción de los coches encargados de realizar las fotografías de los mapas de Google Street View. No solo recolectaban las imágenes sino el nombre y MAC de las WI-FIs que detectaba a su paso. Ahora ofrecen la opción de que este dato no sea recogido.

Preliminares

Cuando Google se embarcó en la fotografía de las calles más importantes de las principales ciudades, usaba camiones que recorrían lentamente las avenidas. Lógicamente incorporaban sensores GPS. Pero además (y esto no lo habían comunicado) escáneres Wi-Fi que iban barriendo todo el espectro cercano al vehículo. Almacenaban el BSSID, ESSID e incluso la fuerza de la señal y lo asociaron todo a las coordenadas GPS en cada momento. Completaron así una enorme base de datos.

Con esto consiguieron que los dispositivos móviles sin GPS integrado también pudiesen posicionarse en el mapa y que, los que ya lo tenían, lo hiciesen incluso con mayor precisión y velocidad. Con solo una conexión a Internet (Wi-Fi o 3G) y sin necesidad de GPS, es posible hacer una consulta a Google enviando las redes inalámbricas que detecta el dispositivo en ese momento. Con esta información, los servidores devuelven una posición exacta en el mapa (extraída de la enorme base de datos que asocia Wi-Fi y GPS que recopilaron). Una forma de posicionar más eficaz, eficiente y barata de localizar un dispositivo.

Google en entredicho

Este descubrimiento generó bastante controversia aun tratándose de la recopilación sin permiso de datos "públicos" emitidos constantemente por los routers al exterior. Tras el escándalo,  diversos países de la Unión Europea tomaron medidas y exigieron una rectificación a Google con amenaza económica de por medio.

En septiembre, la empresa anunció que haría pública una resolución para evitar que sus servicios registraran los datos de los usuarios. El 14 de noviembre Google propone una resolución técnica para que sea el propio usuario el que decida si los datos de su WiFi pueden ser recolectados o no.

Su "solución"

El propietario de un punto de acceso que no quiera que su posición GPS y datos de red queden registrados en las bases de datos de Google debe añadir "_nomap" al nombre de la red inalámbrica. Google entenderá que debe ser eliminada toda aquella información asociada a ese SSID. Google deja así en manos del usuario informado de esta resolución, el formar parte de esa gran base de datos.

Ya lo ha hecho en anteriores ocasiones con otros servicios (Analytics, Adsense, Gmail...), no hay mas que buscar "Google opt-out" en el propio Google para conocer qué servicios permiten al usuario desligarse de la enorme recopilación de información que está recolectando el gigante.

Si esta medida se llevara a cabo y se unieran (como también propone la propia Google), otras entidades y proveedores a la iniciativa del "_nomap", simplemente con que un visitante accediera a través de una red con el nombre (por ejemplo) "CASA_nomap" a un servicio de localización de Google, automáticamente quedaría eliminado de la base de datos cualquier información referente a ese BSSID y ESSID almacenados  anteriormente.

¿Es una buena solución?

Esto podría tener efectos colaterales. El cambio del nombre de WiFi en determinados ámbitos (empresariales, principalmente), supondría tiempo y esfuerzo de reconfiguración de terminales móviles. En el caso de usuarios domésticos, la mayoría quizás ni siquiera posean los conocimientos necesarios para realizar la modificación del nombre de la red.

Con este movimiento, Google intenta evitar el posible castigo de la Unión Europea dejando la pelota del lado del usuario, pero solo una vez que el "daño" está hecho y el negocio montado. Ha recopilado toda la información que necesita para ofrecer un servicio de calidad, y luego permite que el usuario elimine su información, consciente de que será un porcentaje tan mínimo el que finalmente decida elimine su posición de la base de datos, que no afectará a la calidad del posicionamiento global que ofrece.

Como suelen hacer las empresas en estos casos, Google "vende" la opción como una mayor "oportunidad" para los dueños de puntos de acceso.

Más información:

"Greater choice for wireless access point owners"

Investigations of Google Street View



José Mesa Orihuela

Sergio de los Santos
Twitter: @ssantosv