jueves, 25 de junio de 2015

Rubygems, no todas las gemas son piedras preciosas

RubyGems.org es un repositorio centralizado de distribución de paquetes o gemas del lenguaje de programación Ruby, inspirado, como otros, en el CPAN de Perl. La idea es facilitar a los usuarios la descarga e instalación de librerías adicionales a las denominadas estándar. Este tipo de repositorio puede llegar a alojar miles de paquetes, y en diferentes versiones, haciendo que la búsqueda y despliegue de funcionalidad complementaria sea tremendamente sencilla, basta, en la mayoría de los casos, una simple orden de línea de comandos para reunir todo el proceso de descarga, extracción e instalación en una sola línea.

¿Qué lleva una 'gema' en sus entrañas?

Un paquete Ruby o gema no es más que un archivo comprimido con extensión .gem. Este archivo contiene el código Ruby y archivos con metadatos que describen la gema, hashes de integridad, etc., y opcionalmente una clave pública si ha sido firmada, algo que es completamente opcional.

El método de creación-distribución también es sencillo. Un desarrollador solo tiene que crear el paquete y subirlo al repositorio, la firma como hemos comentado es opcional. Esto ya de por sí es una solución de compromiso. ¿Creamos un repositorio donde cada desarrollador ha de certificarse y todas las gemas han de estar impecablemente firmadas o por el contrario "esto-es-la-guerra-más-madera"? Por supuesto siempre está la opción de autogenerar un certificado y firmar con él, pero esto nos lleva al eterno problema de la cadena de confianza. No porque algo esté firmado podemos darlo por goodware, es el origen el que estamos comprobando. Ya sea por una u otra razón los administradores de RubyGems optaron por la madera.

En referencia al firmado de gemas:

"However, this method of securing gems is not widely used. It requires a number of manual steps on the part of the developer, and there is no well-established chain of trust for gem signing keys".

Solo nos va a servir cuando queremos verificar el origen de un desarrollador concreto en el que confiamos. ¿Cómo confiamos en diez mil desarrolladores concretos?

Ojo, esta carencia de firmas y certificados no es única de RubyGems. Lo comentado podría hacerse extensivo a muchos más lenguajes de programación con sus respectivas plataformas de distribución.

Instalar una gema es trivial ('gem' es un comando incluido en la gema 'RubyGems'):

$ gem install <nombre>

Los usuarios de Linux y sistemas operativos con similares sistemas de distribución reconocerán al instante la familiaridad con las órdenes respectivas de instalación de paquetes. No es coincidencia, básicamente el patrón es el mismo.
Aquí vienen los problemas

Brandon Myers y Jonathan Claudius de SpiderLabs encontraron un juego de problemas en el canal de distribución, que hacen posible la interceptación e inyección de código malicioso en el proceso de instalación de gemas. Comencemos.

Aunque el comando 'gem' del sistema posea un repositorio sobre una canal seguro:

$ gem sources

*** CURRENT SOURCES ***


Cuando se va a instalar una gema el comando va a preguntar al servidor DNS de rubygems.org (o algún otro servidor agregado en 'sources') donde está el servidor encargado de servir las gemas y ciertas llamadas a una API relacionada. Esto se efectúa mediante una consulta SRV al servidor DNS, en este caso:

dig _rubygems._tcp.rubygems.org SRV +short

y la respuesta:

0 1 80 api.rubygems.org.

Como es evidente, la consulta DNS no va por un canal cifrado, esto permite a un atacante, interceptar la consulta y devolver una respuesta manipulada a un dominio controlado por el, por ejemplo: api.servidormalicioso.org.

El cliente 'gem' no comprobaba si la respuesta obtenida contenía otro dominio diferente a 'rubygems.org'. Es decir, si el origen es rubygems.org una respuesta NO VALIDA sería api.servidormalicioso.org. Sin embargo, hasta ahora, el 'gem' se tragaba la respuesta dándola por válida y dirigiéndose a este servidor para obtener acceso a la API, la propia gema y sus dependencias.

Es decir, el problema estriba en el cambio de dominio. Si 'gem' no permitiese dominios diferentes al establecido en 'sources', hubiese desechado 'api.servidormalicioso.org' como respuesta, que es la manera actual de funcionamiento tras el parche aplicado.

Esto abría el ataque a distintos vectores. Servir una gema troyanizada o una dependencia con una carga maliciosa ("reverse Shell", etc). En el video publicado por los investigadores a modo de demostración podemos ver un ejemplo bastante ilustrativo:
                                        https://vimeo.com/130781378

El lector atento habrá observado que la respuesta SRV contiene al puerto 80. Sin embargo 'gem' usará el mismo 'scheme' de la URI original de 'sources', esto es https, del otro modo seguiríamos siendo vulnerables al ser el tráfico plano.

Esta falta de comprobación tiene matricula: CVE-2015-3900 y ya ha sido corregida. Afecta a las versiones de RubyGems entre 2.0 y 2.4.6 (inclusive). Las versiones del lenguaje Ruby y librerías de la 1.9.0 a la 2.2.0 podrían contener una versión vulnerable de RubyGems.

Otro problema adicional que encontraron los investigadores fue con aquellas gemas que sí estaban firmadas.

Cuando procedemos a instalar una gema firmada le indicamos a 'gem' que compruebe el su firma. Previamente, por supuesto, deberemos tener el certificado público del desarrollador en nuestro repositorio.

'gem' dispone de varios niveles de comprobación de firmas, basados en políticas. La más estricta, 'HighSecurity' impide la instalación de una gema y sus dependencias si la firma no es correcta. El problema es que normalmente una sola gema tendrá asociada varias dependencias y esas dependencias pueden ser de lo más variopintas. Así las cosas, el usuario o administrador podrían relajar la política de seguridad y hacer una instalación con 'MediumSecurity', algo que ya de por sí suena mal (¿Seguridad a la mitad? ¿Medio seguro?).

MediumSecurity es una capitulación. Consiste en un "Bueno, comprueba al menos aquellas que sí están firmadas y las que no lo estén… pues haz la vista gorda". Esta relajación inhibe completamente la comprobación de origen de ciertos componentes abriendo la puerta, de nuevo, a su interceptación y manipulación maliciosa.

Problemas de confianza. En seguridad tenemos nuestro propio hombre del saco, se llama hombre en el medio, y si no desarrollas y despliegas infraestructuras pensando en él vendrá a por tu tráfico no cifrado, se lo comerá y no lo devolverá en forma de arcoíris maravilloso por el que desciende una manada de unicornios rosas elevando canticos celestiales.

Más información:

Attacking Ruby Gem Security with CVE-2015-3900

CVE-2015-3900 Request hijacking vulnerability in RubyGems 2.4.6 and earlier



David García
Twitter: @dgn1729

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada