miércoles, 8 de julio de 2015

Sombreros verdes y 400 gigas de caramelos

¿Por dónde empezar? Ah, sí. Quizás el comienzo no sería un buen principio para contar esta historia viva. Mientras que el fuego aun está ocupado transformando la solidez de ayer en las cenizas que recogemos hoy y somos testigos de lo que está aconteciendo, caben muchas preguntas en nuestro mar de dudas; la mayoría quedarán sin respuesta, otras añadirán confusión y unas pocas podrán presumir de la certeza que aporta una respuesta justa y probada.

¿A qué saben 400 gigas de caramelos?
Domingo 5 de julio. La cuenta de twitter de la empresa italiana Hacking Team cambia su nombre a "hackedteam". Un tweet publicado desde esa cuenta dice textualmente "Ya que no tenemos nada que ocultar, publicamos todos nuestros correos, archivos y código fuente". El tweet contiene un enlace a un archivo torrent. Este archivo permite descargar nada más ni nada menos que 400 gigabytes de información. Es evidente que este ejercicio de transparencia no viene de quienes hoy intentan salir de los escombros. Ese pequeño tweet marcaba el comienzo del día más largo y amargo de los fabricantes italianos de artefactos para el espionaje moderno.

Se necesitan unos diez o quince años en construir esos datos, millones de años quizás para que un algoritmo encuentre esa larguísima cadena en los decimales de un número irracional. Solo se necesita una ínfima porción de ese tiempo para destruirlos, un poco más para exfiltrarlos y hacer que todo vuele por los aires.

La red era una fiesta. Si pudiéramos medir el consumo de café y el tráfico de datos en las redes sociales probablemente irían de la mano en un ascenso vertiginoso durante la jornada del martes. La comunidad se volcó en el análisis, comentarios e intercambio de los fragmentos del desastre. Poco a poco iban surgiendo nuevos datos, la gente los conectaba y producía información en un bucle que producía nuevos hallazgos. Un ejemplo ilustrativo de inteligencia colectiva aplicada.

¿Qué es y que vende Hacking Team?

Se definen como una empresa que ofrece servicios de seguridad ofensiva. Seguridad ofensiva a cambio de dinero. ¿Qué color le ponemos al sombrero? ¿Blanco? ¿Negro? ¿o el color verde con el que se suele representar al dinero? Su carta de servicios incluye software para troyanizar y controlar un sistema informático de manera remota. El cliente objetivo: servicios de inteligencia y agencias de seguridad públicas. Sin embargo el público encontró en la lista de clientes y el contenido de los correos a numerosas empresas del sector privado. Y no solo eso. Según la propia web de Hacking Team no vendían sus productos y servicios a gobiernos de países en las listas negras de Estados Unidos, Unión Europea, OTAN o Naciones Unidas.


Y sin embargo se señalaba a Sudán (país en lista negra) como uno de sus clientes.

Esto ha provocado una reacción inmediata en el gobierno europeo. La parlamentaria danesa Marietje Schaake ha conminado a las autoridades italianas a que investiguen la relación de Hacking Team con países sancionados por la Unión Europa.

Una organización que ha visto respaldadas sus acusaciones es Citizen Lab, organización sin ánimo de lucro que fomenta la defensa e investigación en materia de derechos digitales.

Puertas traseras

Muchas de las operaciones montadas por estos gobiernos y agencias han sido detenidas a raíz de la brecha. La sorpresa para estos ha sido por partida doble cuando pudieron comprobar, como el resto del público, que el software que usaban aparentemente contenía puertas traseras en el código. En la imagen por cierto, puede observarse una vulnerabilidad de inyección de código SQL en una supuesta puerta trasera.

La Santabárbara italiana

Exploits, algunos de ellos 0day, código fuente de las herramientas y troyanos para diferentes plataformas. Un completo arsenal del que aun se está estudiando y sacando partido. El que más estaba sonando es el 0day de Adobe Flash, ya convertido en módulo de la suite Metasploit, y que ha forzado a encender la máquina de fabricar parches de Adobe para publicar la actualización APSA15-03.

Dentro de la jerarquía de carpetas podía encontrarse una con seis aplicaciones para la troyanizar la plataforma Android.


Hemos subido las muestras al proyecto Koodous para que los análisis y las propias muestras estén a disposición de la comunidad.


La búsqueda, por ejemplo por certificado, puede encontrarse en Koodous desde aquí:

Gran parte del código fuente y binarios encontrados han sido expuestos en GitHub, aunque ha sido constante el flujo de cuentas y repositorios al haber sido estos borrados y creados de nuevo.


No se vayan todavía probablemente habrá más

Bajo el nombre de Phineas Fisher (https://twitter.com/GammaGroupPR) se halla el autor o autores probables del asalto a Hacking Team. No en vano también fueron quienes despiezaron a su competencia, GammaGroup y su herramienta estrella FinFisher.


Esto no acaba aquí. De una forma u otra queda muchísimo material por analizar, debate moral y conclusiones a las que llegar. Tendríamos que pedir disculpas por dejarnos cosas por contar, pero la magnitud es tremenda, la repercusión se nos va fuera del horizonte visible. Es de esperar que en los próximos días el caudal de información siga emanando y tarde en agotarse o que empiece a perder fuerza.

Son 400 gigas, algunos dicen que probablemente bastantes más. Hay mucho de lo que aprender y muchas preguntas que están buscando su respuesta en ese montón de bytes que aun encierran suficientes secretos, demasiados secretos.

Más información:

Hacking Team responds to data breach, issues public threats and denials



David García

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada