martes, 1 de enero de 2002

Gusanos de Internet: pasado, presente y futuro (III)

En la última entrega de esta trilogía sobre gusanos de Internet vamos
a abordar que nos puede deparar el futuro más inmediato en el terreno
de los códigos víricos.
Hablar de futuro en el mundillo de los virus supone un ejercicio de
responsabilidad, ya no tanto por el grado de acierto que se pueda
tener, de cara a la galería, entre las ideas expuestas y lo que
finalmente suceda, sino por la posibilidad de que algún comentario
resulte ser original y se convierta en la semilla de algún nuevo
virus.

En este sentido recuerdo que dejé de escribir un artículo, durante
los primeros años de Windows 95 y la generalización de Internet, sobre
el peligro que entrañaría el desarrollo de un gusano que explotara la
compartición de recursos aprovechando que Windows 95 "montaba" por
defecto NetBIOS sobre TCP/IP. El resultado era que las máquinas que
compartían sus recursos en una red local, como puede ser un disco
duro, también lo hacían automáticamente para cualquier usuario de
Internet.

Por aquel entonces era un agujero de seguridad muy generalizado, que
Microsoft nunca reconoció como tal y por tanto no existía aviso ni
parche oficial, de forma que escanear de forma arbitraria una clase C
en Internet devolvía la mayoría de las veces algunas máquinas con
este grave problema donde no faltaban las que compartían todo el
disco duro. Que el gusano realizara una copia de si mismo en la
carpeta de Inicio de Windows en el disco duro remoto no era empresa
difícil, de forma que la próxima vez que se iniciara Windows el virus
se ejecutaría automáticamente y procedería a buscar nuevas víctimas
una vez conectado a Internet. Por fortuna, nunca sabremos el impacto
que un gusano de este tipo pudo haber causado en aquellas
circunstancias.

La verdad es que aquellos años los creadores de virus estaban más
ocupados investigando a fondo los entresijos de Windows 95 para poder
crear virus compatibles con el nuevo sistema y formato de ejecutables.
Se abría un periodo de adaptación para trasladar y adaptar todas las
técnicas que habían venido utilizando hasta la fecha en la antigua
escuela aprovechando todo los recovecos del DOS. No perdieron el
tiempo, la innovación en el terreno de los virus Win32 ha sido
constante, con la incorporación de nuevas técnicas que nunca
llegamos a imaginar.

De un modo u otro, lo que está claro es que Microsoft juega un papel
fundamental en el terreno de los virus informáticos. Dejando a un
lado que por diseño sus sistemas sean más o menos seguros y que
faciliten en parte la vida a los virus, su importancia viene de la
posición predominante que ocupa en el mercado de los sistemas
operativos, aplastante en el caso de los usuarios domésticos y puestos
clientes. Si el fin de un virus es sobrevivir y reproducirse al
máximo, lo normal es que se diseñe para que pueda afectar al mayor
número de víctimas posibles, y hoy día en el caso de la informática
eso se traduce en la compatibilidad con Windows y productos Microsoft.

Además de los virus para DOS y la nueva generación Windows ya
comentada, la historia deja claro que la aparición de nuevas clases
o familias de virus se basa en los nuevos productos o tecnologías
Microsoft. Si con Office asistimos al nacimiento de la plaga de los
virus de macro, con gusanos como "Melissa", la incorporación por
defecto del interprete Windows Scripting Host en Windows 98 y
posteriores nos trajo el aluvión de gusanos escritos en Visual Basic
Script (VBS), como "ILoveYou" y compañía.

Visto ésto, para hablar de futuro en el mundo de los virus
informáticos, que mejor que darse una vuelta por la web de Microsoft
para ver las nuevas tecnologías y productos que con casi total
seguridad terminarán implantándose de forma global.

Tanto si visitamos www.microsoft.com, como si somos asiduos a las
noticias de tecnología, veremos que Microsoft ha puesto mucho
hincapié en introducirnos a su nueva tecnología .NET, que se hará
notar tanto en los sistemas operativos como en las aplicaciones.
.NET nos abrirá la puerta a la informática distribuida con nuevas
funcionalidades que facilitarán la conexión de componentes a través
de redes, un ambiente que a buen seguro aprovecharán los creadores
de virus.

Si profundizamos en .NET, en lo que desarrollo se refiere, podemos
ver nuevos conceptos como el Common Language Runtime, un modelo
que busca integrar el código generado por los compiladores de manera
independiente al lenguaje utilizado. Para lograrlo aparece un nuevo
lenguaje y su correspondiente formato de archivo, Microsoft
intermediate language (MSIL), que además amenaza con que su código
es independiente al juego de instrucciones de la CPU, en su búsqueda
por convertirse en un estándar que termine por implantarse también
en otras plataformas. El sueño de cualquier creador de virus, un
formato que le permita de forma fácil diseñar gusanos multiplataforma.

En futuras entregas, fuera de esta trilogía, abordaremos algunas
funcionalidades y características de .NET y las implicaciones que
pueda tener en la seguridad de nuestros sistemas. De momento nos
quedamos con .NET y MSIL (Microsoft intermediate language) como
candidatos a caldo de cultivo para una nueva generación de virus
y gusanos.



Bernardo Quintero
bernardo@hispasec.com


Más información:

Microsoft .NET
http://www.microsoft.com/net/

Gusanos de Internet: pasado, presente y futuro (I)
http://www.hispasec.com/unaaldia.asp?id=1158

Gusanos de Internet: pasado, presente y futuro (II)
http://www.hispasec.com/unaaldia.asp?id=1160