sábado, 7 de julio de 2018

Stylish: La extensión del navegador que se queda con lo que visitas

Una extensión para los navegadores Google Chrome y Mozilla Firefox dedicada a modificar la apariencia de las webs, conocida como Stylish, se dedicaba a mandar lo visitado por el usuario a servidores de SimilarWeb, la empresa detrás de ésta




"De buen gusto", dice la página de diccionarios en línea WordReference.com que significa "stylish", entre otras acepciones. La verdad es que de buen gusto no se puede decir que haya sido lo que ha hecho SimilarWeb, la empresa detrás de esta famosa extensión. Y no decimos "famosa" como manida coletilla periodística, estamos hablando de la que ha sido la extensión de referencia con su funcionalidad: permitir especificar hojas de estilo personalizadas para modificar la apariencia de una web. Los datos: cerca de dos millones de usuarios en Google Chrome, y casi trescientos mil en Mozilla Firefox. Datos extraídos gracias a la caché de Google, ya que ambas versiones han desaparecido de las páginas de Chrome y Firefox.

La mecánica del espionaje es sencilla: Este tipo de extensiones necesitan acceder a la URL del navegador para saber si está en una página a la que debe aplicar una hoja de estilos personalizada. Y ya que accedes a la URL, pues te la quedas y la envías a tus servidores, que hay empresas que compran el historial de visitas de la gente... ¿Qué hay de malo en ésto? Bueno, éstas empresas estudian los hábitos de navegación de la gente, y de las peores cosas que pueden hacer dentro de la legalidad es venderle a otra empresa que a una persona en concreto le gustan los nomos de jardín. Así, esa última empresa como anunciante en Internet te puede bombardear con publicidad sobre unos nomos chulísimos cada vez que pases por una página que contiene anuncios gestionados por esa empresa.

En realidad, que Stylish se dedicase a esos menesteres no es una novedad. Cuando fue comprado a un desarrollador independiente por SimilarWeb en enero de 2017, ésta anunció que iba a recopilar ciertos datos "anónimos" sobre los usuarios. De hecho, ese mismo mes se publicó un artículo avisando de este cambio en la política de privacidad, donde se comentaba que efectivamente se obtenía información sobre los sitios que se visitaban. Lo que pasa es que a veces es necesario escribir un artículo incendiario como el de Robert Heaton, con capturas de pantalla donde se ve claramente cómo mandan esa información a los servidores de SimilarWeb:


Extraída de robertheaton.com


Como ya comentábamos en otra Una-al-día, existen distintos tipos de datos personales, y los que probablemente recopila SimilarWeb son datos personales despersonalizados. Es decir, datos personales que conforman un perfil, pero que no se asocian directamente a una persona. El problema es que es demasiado fácil, a pesar de recopilarlos sin identificar a la persona en concreto, terminar vinculándolos a una. Y es que como dice Robert Heaton en su artículo, si saben que alguien está visitando https://www.linkedin.com/in/<NOMBRE_DE_USUARIO>/edit/ (página visitada por un usuario para modificar su perfil), ¿quién podrá ser ese usuario? Guiño, guiño.

En definitiva, se dice que "si un servicio es gratis, el producto eres tú", y este es otro caso más. Otra de las acepciones de "stylish" según WordReference.com es "a la moda", que también hace justicia al concepto recopilar datos personales para luego venderlos: está de moda. Y lo que nos queda.


Carlos Ledesma
@Ravenons


Más información:

"Stylish" browser extension steals all your internet history
https://robertheaton.com/2018/07/02/stylish-browser-extension-steals-your-internet-history/

Major Stylish add-on changes in regards to privacy
https://www.ghacks.net/2017/01/04/major-stylish-add-on-changes-in-regards-to-privacy/