La Business Software Alliance (B.S.A.), asociación de
empresas de software con implantación internacional y
que en España cuenta entre sus asociados con empresas
como Apple Computer, Corel, Lotus Development, Microsoft,
Novell, Symantec o Panda Software, ofrece a toda aquella
persona que denuncie a usuarios o comerciantes que posean
o distribuyan software pirateado, una cantidad que puede
llegar a ser de hasta 500.000 pesetas.
La B.S.A. estima en 35.000 millones las perdidas que este
sector soporta por la copia ilegal de software, esta es la
segunda vez que esta organización ofrece este tipo de
recompensas. Los resultados de la primera vez que se
utilizó este sistema (en 1995) fueron muy fructíferos,
pues se obtuvieron 2.000 denuncias, la mayoría de estas
realizadas por ex-empleados de las empresas denunciadas.
Incluso, si afinamos, seguramente una gran cantidad de
instalaciones ilegales podrían haber sido realizadas por
los mismos denunciantes. De estas 2.000 acusaciones, 400
llegaron a los tribunales, con un total de 80 sentencias a
favor de la B.S.A.

El software en general está protegido por la propiedad
intelectual, por lo cual está protegido por un menor
coste que otro tipo de propiedad y por un tiempo muy
superior, lo que hace de este un negocio redondo para las
grandes compañías. En tiempos como estamos de
especulaciones y concienciación sobre el empleo, la B.S.A.
estima que si la piratería se redujera a un 27% se crearían
27.000 puestos de trabajo según unas fuentes y 44.000 según
otras, con una subida de las contribuciones fiscales hasta
los 322.300 millones. Otro medio de esta asociación es el
denominado visitador silencioso, personaje que está
encargado de visitar tiendas y comprobar el software
incluido en los equipos, según fuentes de esta organización
por este medio se ha comprobado que un tercio de los
ordenadores tenían software ilegal.

En relación con el tema tratado, pondremos sobre aviso que
esto no es un mero alarde de posibilidades punitivas. En
fechas recientes, Microsoft, la multinacional de software,
dió a conocer que el Juzgado de lo Penal nº 16 de Madrid
condenó al dueño de la empresa Paddington, a seis meses de
cárcel e inhabilitación especial para el derecho de sufragio
pasivo durante el tiempo de la condena así como a sufragar
los costes del proceso judicial, por vender ordenadores que
poseían una copia ilegal del sistema operativo de la
multinacional de Bill Gates.

Más información:
BSA
El Pais
El Mundo
ABC

Antonio Román
antonio_roman@hispasec.com

Compártelo: