lunes, 3 de noviembre de 2014

Grave vulnerabilidad en OS X Yosemite

Se ha anunciado una nueva vulnerabilidad que afecta a la última versión del sistema operativo de Apple OS X Yosemite (y versiones anteriores), que podría permitir a usuarios sin privilegios conseguir permisos de administración en los sistemas afectados.

El problema ha sido descubierto y anunciado por el investigador sueco Emil Kvarnhammar que siguiendo la actual moda de bautizar las nuevas vulnerabilidades (Poodle, Heartbleed, Shellshock…) le ha dado el nombre de "RootPipe".

Tras el contacto inicial de Emil con Apple para informar de la vulnerabilidad solo obtuvo silencio por parte de la compañía. Pero después Apple solicitó más información y pudo comprobar que el problema era real, por lo que pidió a Emil y TrueSec (su empresa) que no revelaran ningún detalle hasta mediados de enero de 2015. Lo que podría indicar que no habrá una corrección a este problema hasta esa fecha.

"El acuerdo actual con Apple es publicar todos los detalles a mediados de enero de 2015. Esto puede parecer una larga espera, pero el tiempo vuela. Es importante que tengan tiempo para parchear y que el parche este disponible dentro de un tiempo". (inglés) "The current agreement with Apple is to disclose all details in mid-January 2015. This might sound like a long wait, but hey, time flies. It's important that they have time to patch, and that the patch is available for some time."

Mientras tanto Emil ha informado del problema a US-CERT y ha publicado un vídeo de demostración de la vulnerabilidad.

Emil no ha facilitado más detalles sobre el problema, aunque todo indica que el nombre que le ha dado puede tener alguna relación.

Como contramedidas se recomienda no usar la cuenta de administrador a diario y activar FileVault. RootPipe actúa a través de la cuenta de administrador, que es la que la mayoría de usuarios utilizan diariamente en su sistema. Se recomienda crear una cuenta de administrador secundaria que solo se utilizará para acciones concretas y no debe usarse para el trabajo habitual diario. Luego, a través de esa nueva cuenta se rebajarán los permisos de la cuenta de administrador principal para el uso diario.

El peligro real no son los usuarios del sistema, debido a que el uso típico de OS X no es el de un servidor. El verdadero problema, y principal vector de ataque, se encuentra en la capacidad que tendrían procesos no privilegiados de elevar permisos a través de esta vulnerabilidad. Esto tendría consecuencias directas en exploits que podrían tomar el control pleno del sistema o de todo el abanico de malware que podría ampliar su infección hasta llegar al núcleo del sistema en forma de rootkit. Recordemos que bajo el aspecto estilizado y elegante de su interfaz se encuentra un sistema UNIX con usuario root, con todas las consecuencias que conlleva obtener sus privilegios.

Según Emil la raíz del problema afecta a versiones anteriores de OS X, y aunque ya existían algunas pruebas de concepto poco conocidas, la última publicada afectaba a versiones de OS X anteriores a la 10.8.5. Y aunque existen algunas diferencias, con unas pocas modificaciones el investigador consiguió que la vulnerabilidad también pueda explotarse en la versión 10.10 (Yosemite).

Si se cumplen las expectativas y Apple deja a sus usuarios sin parche hasta enero va a exponerles a un invierno bastante crudo. Recordemos que Emil puede ser un investigador responsable, pero la noticia ya ha calado y su honradez no va a impedir que otro, sin su rectitud, recorra el mismo sendero.

Más información:

Serious security flaw in OS X Yosemite 'Rootpipe'

OSX 10.10 hack - privilege escalation through rootpipe

Antonio Ropero
Twitter: @aropero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada