martes, 13 de agosto de 2013

Ataques dirigidos, un modelo de éxito

Como todos los días Susana, secretaria de dirección de una importante multinacional, llegó a su puesto de trabajo. Y casi de forma automática, como algo rutinario, encendió su ordenador y empezó a revisar el correo buscando algo de importancia. Entre la media docena de mails acumulados desde el día anterior, localizó uno del departamento de contabilidad que llamó su atención. Acababa de terminar el trimestre y no le pareció extraño recibir un pdf solicitando su revisión. Abrió el pdf adjunto, pero no encontró la información que esperaba, solo una ventana que indicaba que el documento estaba corrupto. Cerró el lector de documentos pdf y continuó con sus tareas. Obviamente no se percató del incesante parpadeo de la lucecita verde correspondiente a su tarjeta de red.

Meses después de este incidente, salieron a luz datos confidenciales de la compañía. Se distribuyeron en Internet largos listados con nombres de usuarios, contraseñas y otros datos personales de clientes. La empresa se vio obligada a dar explicaciones, efectuar investigaciones y hacer frente al pago de fuertes multas y una importante pérdida de clientes y de credibilidad. Nadie sabia como se podía haber accedido a toda esa información, pero el origen de todos los problemas radicaba en aquel mail que había recibido Susana.

Básicamente de esta forma, en principio tan inocente y sencilla, se producen en la actualidad gran cantidad de ataques en lo que se ha dado en llamar "ataques dirigidos". Puede cambiar el objetivo, el tipo de mensaje, el archivo, el medio (correo, redes sociales,…), etc. Pero en la actualidad una gran cantidad de ataques se producen de esta forma.

APTs

Incluso en una versión mucho más avanzada del envío de un simple e-mail a una determinada compañía están las conocidas como "Amenazas Persistentes Avanzadas" o, por sus siglas en inglés APT ("Advanced Persistent Threats").

Este tipo de ataques se caracterizan por ser ataques persistentes, que se prolongan durante un tiempo (infectando los sistemas de la compañía); hacen un uso avanzado de vulnerabilidades desconocidas, lo que facilita el permanecer ocultas; y evidentemente se dirigen hacia un destino concreto con un objetivo específico.

No se trata por tanto de ataques oportunistas, casuales, donde se busca el caso de éxito inmediato y fácil.

El objetivo está perfectamente definido.

Generalmente una amenaza persistente avanzada se caracteriza porque el atacante tiene un objetivo concreto: determinada información confidencial de la compañía, correos corporativos, listas de clientes, tarjetas de crédito, etc. Y para conseguir su propósito dedicará un tiempo previo a preparar el ataque, conseguirá la mayor información del objetivo y generalmente determinará la forma más sencilla de alcanzar su meta (el eslabón más débil). Una vez dentro de la compañía atacada, probará la infección o cualquier otro vector de ataque dentro de sus sistemas hasta alcanzar su objetivo final, el uso de vulnerabilidades desconocidas facilitará la infección y propagación.

Por todo ello, una APT puede diferenciarse claramente de un simple correo portador de adjuntos maliciosos a una compañía, aunque dependiendo de las políticas de seguridad de la empresa, la concienciación de los usuarios, la configuración de los equipos y el software de seguridad empleado, el resultado podría ser muy similar.

Años de éxito

Este tipo de ataques dirigidos hacia un objetivo concreto, con un fin específico, son cada vez más populares. En el 2010 bajo lo que se conoció como "Operación Aurora” se descubrió que al menos 34 grandes firmas (incluyendo Google, Yahoo, Symantec, Adobe, Northrop Grumman o Dow Chemical) sufrieron ataques dirigidos de origen chino. También en 2010 se descubrió Stuxnet, un gusano para Windows altamente sofisticado diseñado para atacar una planta nuclear iraní.

Posteriormente se anunció el asalto a la RSA, y tras estos han sido muchos los casos de empresas que han tenido que reconocer intrusiones en sus sistemas a través de este tipo de ataques. El Equipo de Respuesta a Incidentes del Centro Criptológico Nacional, CCN-CERT, adscrito al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en su informe "Ciberamenazas 2012 y Tendencias 2013" reconoce que los ataques dirigidos se han convertido en la más significativa de las amenazas.

El secreto del éxito

Cuanto más avanzado es el ataque, mayor posibilidades de éxito podrá tener. En la preparación de este tipo de ataques, en la elección del método (ingeniería social, phishing, infección a través de una web o de un correo dirigido (spear phishing)…) y en la dificultad de detección radica precisamente el secreto de su éxito.

Al igual que ocurrió con los casos descritos anteriormente, el software de seguridad existente (antivirus, IDS, IPS, firewalls…) no detectó los ataques, hay que recordar que su misión no es alertar sobre ataques dirigidos. Simplemente no están programados para hacerlo y nunca lo conseguirán.

Hay que recordar que generalmente el ataque se basa en vulnerabilidades desconocidas que garantizan un porcentaje de éxito y un estudio de la víctima, lo que hace que pueda pasar las barreras o protecciones creadas para otro tipo de ataques más comunes y consabidos cuyas firmas son conocidas por los sistemas IDS. Además la vía de entrada se realiza a través del eslabón más débil de la cadena, equipos sin actualizar o que pertenezcan a personal cercano a la dirección o directivos con poca, nula o escasa preparación en seguridad informática.

Nuestra experiencia

Hay múltiples ejemplos de grandes compañías víctimas de ataques dirigidos, lo que ya es una muestra de que cualquiera puede ser la siguiente víctima. Pero además según nuestra propia experiencia nos demuestra que este tipo de ataques son cada vez más populares, el punto de entrada siempre suele ser a través de un usuario. Por ello es importante estar preparado y que todo el personal esté suficientemente concienciado ante este tipo de riesgos.

Este tipo de casos nos los encontramos habitualmente en nuestras auditorías de ingeniería social a través de correo electrónico, donde valoramos la concienciación y respuesta de los usuarios ante diferentes tipos de correo trampa, la preparación de los equipos de los usuarios y otro tipo de riesgos asociados.

En nuestras pruebas hemos comprobado como una gran mayoría de los usuarios abre correos de extraños y la mitad de los usuarios llega a abrir adjuntos desconocidos. En todos esos casos el usuario podía estar potencialmente infectado y toda la red de la empresa a merced del atacante.

Este tipo de pruebas de auditoría pueden servir para que una compañía conozca sus necesidades (especialmente en el punto más débil de la cadena, el factor humano). Concienciar en seguridad, implantar ciertas restricciones, mejorar las configuraciones de los equipos, etc...

Más información:

una-al-dia (04/04/2011) El ataque a la RSA se produjo a través de un 0 day en Flash

una-al-dia (28/01/2011) Servidores de Sourceforge comprometidos por atacantes

una-al-dia (15/01/2010) 0-day en Internet Explorer: Detrás de los ataques a grandes compañías

una-al-dia (01/06/2010) Google abandona Windows... “¿por seguridad?”

una-al-dia (16/07/2010) Interesante (y peligroso) troyano que aprovecha un interesante (y peligroso) 0 day en Microsoft Windows

En 2013 los ataques dirigidos seguirán siendo el foco del ciberespionaje industrial y gubernamental


Antonio Ropero

Twitter: @aropero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada